Under The Rose

Archive for septiembre 2010

Dexter ha vuelto tras su impactante e inesperado capítulo final, The getaway. En dicho capítulo asistimos a un espectáculo sorprendente y macabro, con Dexter llegando a casa tras participar como testigo en la boda de LaGuerta y Batista y viéndose reflejado en el pequeño Harrison llorando en un charco de sangre, la sangre de su madre, Rita. Trinity se cobró a su última víctima y esta situación deja a Dexter en estado de shock y con un sentimiento de culpabilidad que me temo arrastrará durante esta quinta temporada. A partir de aquí, spoilers sobre el capítulo 5×01.

My bad continúa donde se quedó la temporada pasada, en el jardín de Dexter con Rita en la bañera y nuestro protagonista con el pequeño Harrison en brazos cuando llegan el FBI y Debra a la escena del crimen. En ese momento Dexter, en shock, deja caer una frase que resume el eslogan de la campaña de esta nueva temporada: la culpa. Sus palabras son “He sido yo“, desafortunadas al marcar el punto de partida de la investigación como un crimen pasional.

A través de diversos flashbacks se nos va mostrando la primera cita entre Dexter y Rita, que desde el principio y como transcurrió toda su relación, estuvo marcada por el engaño ya que el protagonista acudió a ese restaurante porque en él se hallaba una de sus víctimas. Tras despedirse abruptamente de Rita y más tarde mientras lanza los restos del cadáver al mar como acostumbra, confiesa por teléfono a Rita que ha sentido algo especial por ella y que podrían repetir el encuentro.

Dejando aparte estos flashbacks, volvemos a la escena del crimen, donde Masuka y Quinn están investigándola, y mientras Masuka asume que es obra de Trinity, Quinn está convencido de que el potencial asesino es Dexter al ver la falta de humanidad de éste frente al asesinato de su mujer mientras que el propio vecino llora más su muerte que él.

Por su parte Dexter vuelve con Harrison a su piso de soltero en el cual vive ahora Debra, que se está convirtiendo en todo un apoyo para su hermano ocupándose del bebé y el papeleo del funeral. Y hablando de Debra, cuando va a limpiar la casa de Dexter y se encuentra con Quinn, ambos tienen un acercamiento digamos… muy cercano. Ya que está, Quinn aprovecha esa visita para hablar con el vecino de Dexter, que le cuenta que sólo se dio un beso con Rita pero Dexter se enteró y le pegó por ello. Esto sólo acrecenta las sospechas de Quinn, y perdonadme la expresión pero me parece a mí que a lo largo de esta quinta temporada Quinn se va a convertir en un grano en el pompis para Dexter.

Volviendo a Dexter, se acerca el momento fatal de comunicarle a sus hijastros el destino que ha sufrido su madre. Los pequeños regresan de Disneyland con sus abuelos y hacen entrega a Dexter de un gorro con las orejas de Mickey. Aquí tiene lugar uno de los momentos WTF del capítulo: ver a Dexter con las orejas de Mickey con toda su frialdad y falta de tacto contándoles la noticia.  En serio, demasiado duro. Las reacciones no se hacen esperar y Astor, viendo la falta de sensibilidad de su padrastro, le grita que todos estarían mejor si su madre nunca le hubiera conocido.

Cubriéndose de gloria como lleva haciendo todo el capítulo, Dexter decide romper con su pasado y largarse. Para ello, se deshace de las pruebas  de su trabajo a tiempo parcial en el ordenador, quema su almacén, se lleva sus cuchillos y su cajita de madera y pone rumbo a un nuevo destino en su barco. Atrás deja a su hijo, a su hermana y al entierro de su mujer.

El destino quiere que Dexter se baje de esa nube en la que está desde la muerte de Rita y ello se refleja en la situación que os relato en una cabaña de mala muerte en la que Dexter para durante su travesía. Allí tiene un encontronazo con un tío maleducado al que le cuenta que su mujer ha muerto y éste le responde que no le importa. Parece que una lucecita se enciende en Dexter, porque no duda en armarse y reventar la cabeza del pobre desgraciado. Entre tanta adrenalina por fin Dexter se da cuenta de que debe volver con su familia al sacar toda su rabia y las lágrimas que tanto trabajo le ha costado soltar. Y entre todo ello aparece de nuevo Harry, que seguro vuelve a guiarle en la dirección correcta.

Así pues, Dexter deshace sus pasos y regresa tarde al entierro de Rita, pero al fin y al cabo regresa. Y lo hace dedicándole unas bonitas palabras: “Ella tenía un gran corazón, suficientemente grande para nosotros dos. […] No puedo arreglarlo, pero sé que tengo que intentarlo. Aquí, en Miami, con la
gente que la conocía, que se preocupaban por ella y la querían. Como yo lo hice
“.

Un capítulo intenso y angustioso y una temporada que se presenta muy difícil para nuestro psicópata, con el único apoyo de su hermana Debra y muchos frentes abiertos con el FBI y Quinn. ¿Logrará quedar impune como viene haciendo hasta ahora?

Por fin llegaron los Winchester y es que no sé vosotros pero yo les echaba muchísimo de menos. Empezamos la temporada sexta con sorpresas, nuevos personajes y viejos conocidos, todo ello acompañado de lo sobrenatural, ¿estáis preparados? A partir de aquí spoilers.

El capítulo nos presenta cómo se las ha apañado Dean durante el año en el que Sam se lanzó a la jaula con Lucifer. Unas maravillosas escenas acompañadas de la magnífica música a la que nos tiene acostumbrados esta serie en las que se muestra su día a día con Lisa y el niño y paralelamente momentos de su antigua vida como cazador. Me emocioné mucho con estos dos escasos minutos.

Pese a que Dean se ha retirado totalmente de la vida de cazador, sus instintos de vez en cuando se la recuerdan, llevándole a sospechar basándose en las evidencias que tal vez una criatura ronde por el vecindario. Parece que esta criatura era el yorkshire de una vecina, pero esta torpeza le pone en evidencia frente a su amigo y vecino al mostrarse con el arma.

Sucede el primer reencuentro de la temporada, y tiene lugar entre Dean y Azazel, el demonio de ojos amarillos. Cuando Dean está a punto de morir a manos de tan terrible villano, aparece Sam por detrás y se le carga. Sí, Sam ha vuelto. Al principio Dean se muestra un poco reticente a la idea pero Sam consigue demostrar que está verdaderamente vivo y no sólo eso, sino que ahora caza acompañado de nada más y nada menos que su abuelo, Samuel, y sus primos por parte de madre. Especial ilusión me ha hecho el regreso de este personaje, Samuel, al que tenía bastante cariño.

Éstos revelan a Dean que están cazando a los Djinn, ya que éstos van a por Sam y a por él. Entonces Dean se apresura a ir a su casa puesto que Lisa y Ben están en peligro, pero todo queda en un susto y… ¡se los lleva a casa de Bobby! Su aparición es más bien estelar pero ¿quién no quiere a Bobby?

Lo siguiente es más bien irrelevante. Los Winchester se cargan a los Djinn, y ya está.

Cuando todo finaliza Sam invita a Dean a que se una a su grupo como cazador pero mi Dean rechaza la propuesta prefiriendo quedarse con Lisa y Ben.

Con esta magnífica apertura de temporada han venido muchos interrogantes… lo que más me intrigan a mí son:

  • ¿Cómo han vuelto Sam y Samuel? ¿Quién o qué los ha traído?
  • ¿Veremos a Castiel?
  • ¿De verdad Dean ha abandonado la vida de cazador para convertirse en un padre de familia?

Todo ello me anima a seguir fervientemente una serie que siempre me ha dado buenos momentos y de la que jamás, jamás, he tenido ninguna queja. Impaciente estoy por el nuevo capítulo, en unos días lo tendremos 🙂

Ayer ya comenté un poquito mis impresiones sobre las dos nuevas series drama que tengo intención de seguir; hoy es el turno de las comedias.

Empezando por Raising hope, he de decir que no sabía nada de ella hasta que de casualidad me miré el trailer en GetGlue. Un trailer que me convenció para buscar un poquito de información sobre ella y al enterarme de que Greg García estaba detrás de ella no dudé ni un instante en ver el piloto. Si era una décima parte de lo hilarante que fue My name is Earl ya merecía la pena.

Pues bien, en Raising hope se nos empieza presentando a Jimmy, un chico de 23 años sin ninguna aspiración en la vida y con una familia… una familia que a su lado la de Earl es modélica ;). Sin embargo, una noche conoce a Lucy y tras mantener una brevísima relación con ella descubre que es una despiadada asesina, su familia la entrega a la justicia y, meses después, cuando Jimmy acude a visitarla a la cárcel, descubre que está embarazada. Cuando da a luz al bebé, a la que llama, atención, Princess Beyoncé, se ejecuta su sentencia de pena de muerte y Jimmy queda al cuidado de su hija.

Desde la ejecución de la madre de la pequeña he de reconocer que por momentos sentía que me había equivocado de serie, porque tiene situaciones que te hacen preguntarte si realmente estás ante una comedia. Quitando esto, tengo que decir que estoy contentísima con esta serie, me maravilló desde el primer momento y es que tiene un encanto especial, estoy deseando ver cómo esta peculiar familia cría a la pequeña Hope… sí, Hope, porque no pensaríais que Jimmy iba a ser tan cruel padre de llamar a su hija Princess Beyoncé, ¿no? ;P

Por otro lado está la torturadoramente difícil de escribir $#*! my dad says, que como yo no soy una remilgada voy a llamar por su nombre original, Shit my dad says. Hace tiempo se hizo muy conocida una cuenta de twitter, @shitmydadsays, en la que un joven aspirante a escritor se dedicaba a publicar las “lindezas” que su peculiar padre soltaba por su boquita (como en Community hace Troy con Pierce). De ahí saltó la noticia de que se convertiría en una serie y este es el resultado.

Con el gran William Shatner en el papel de Ed, el padre, esta sitcom ha conseguido sacarme más de una carcajada. La historia es sencilla: Henry (Jonathan Sadowski) es un escritor que se queda en el paro y tras declararse insolvente decide irse a vivir con su adorable padre, Ed, un hombre políticamente incorrecto, de carácter difícil y muy gruñón. Completan el elenco su hermano Vince (Will Sasso) y su esposa, que me parece a mí que están un poco de relleno para que no nos cansemos de los personajes principales.

Promete momentos hilarantes y mucha risa enlatada, pero estoy cansada de tanto drama y me conformo con que cada capítulo de 20 minutos de duración me haga reír un ratito.

Y vosotros, ¿qué nuevas series habéis decidido ver?

Es temporada de regresos y de nuevas series que intentan abrirse un hueco en nuestras pantallas. Por todos es conocido que sigo una grandísima cantidad de series (aunque nunca es suficiente ;P) pero aún así he querido dar la oportunidad a dos series nuevas de drama y otras dos de comedia. Hoy voy a comentar un poquito mis impresiones de los dramas, uno de HBO y otro de la NBC: ellos son Boardwalk empire y The event.

Empezando por Boardwalk empire, qué decir que no se haya dicho ya de esta serie. Reuniendo nombres tan interesantes como Terence Winter (productor ejecutivo y guionista de Los Soprano), Mark Wahlberg (Entourage), Tim Van Patten (The Pacific) o el mismísimo Martin Scorsese al frente del piloto de la serie, y estando detras la HBO, una cosa estaba clara, esto iba a ser algo grande. Boardwalk empire se basa en el libro de Nelson Johnson “Boardwalk Empire: the birth, high times and corruption of Atlantic City” y cuenta la historia de Nucky Thompson (Steve Buscemi), un político de moral dudosa residente en Atlantic City durante la época de prohibición conocida como la ley seca que controla todo lo que pasa en la ciudad.

Con un piloto que superaba la hora de duración y que costó 18 millones de dólares pude disfrutar de una ambientación muy conseguida, una fotografía repleta de maravillosos planos y, por qué no decirlo, de Michael Pitt, un actor que me enamoró en Funny games (Haneke). Lo cierto es que, a pesar de haber echado el ojo a esta serie hace tiempo y decidir verla en cuanto la estrenasen, decidí no mirar ninguna promo, foto o resumen de la que se avecinaba, preferí esperar y comenzarla sin saber nada de ella. Y por suerte no me defraudó en absoluto, y eso que el piloto podría considerarse un poco soso ya que nos introducen a los personajes, el contexto social y un poco de la trama, dejando para futuros capítulos lo que llamo yo la “chicha“. Además, según iban transcurriendo los minutos en mi mente aparecían imágenes de Los Soprano de vez en cuando, algo que considero muy positivo y que no hacía más que ganar puntos para lo nuevo de la HBO. Estoy muy contenta con este fichaje y ya estoy deseando poder ver el segundo capítulo.

Por otro lado, la segunda serie a la que decidí dar una oportunidad fue a The event, de la NBC.  Si para Boardwalk empire sólo tengo palabras buenas, con The event me pasa un poco lo contrario. El piloto no me convenció para nada, mucho menos después de haber sido autoproclamada hasta la saciedad como la sucesora de Lost. ¿Es que no aprendieron de lo que pasó con Flashforward?

En The event, al menos en el piloto, se nos presentan a unos personajes más bien planos con los que no conseguí empatizar. La trama tampoco consiguió engancharme lo suficiente: Sean Walker y su novia se van de vacaciones pero en el transcurso de éstas la chica desaparece misteriosamente. Por otro lado, una especie de conspiración en los EEUU. Y un cambio total de personalidad del padre de la chica. Pero sin duda lo que menos me gustó fue esa mezcla de líneas temporales, flashbacks, el presente, hace una semana… demasiado caótico, consiguiendo en mi caso una pérdida de interés considerable.

No todo es malo sin embargo, y aunque casi la totalidad del capítulo empezaba a decepcionarme y a perderme, el final si me dejó con un gusanillo de querer saber qué pasaba. Lo que tengo claro es que sigo muchas series y no estoy para perder el tiempo, así que o esto se empieza a poner interesante o The event pasará a ser una serie archivada más.

En la próxima entrada mis nuevos fichajes de comedia 😉

¡Por fin llegó Fringe tras ese pedazo de cliffhanger con el que se despidió en su segunda temporada! ¡Y vaya forma de regresar, a lo grande! Con un capítulo frenético que me estaba quitando la vida y con Olivia de absoluta protagonista, como no podía ser de otro modo. Sin duda esta temporada se presenta muy interesante, pero mejor no adelantar acontecimientos por si se me escapa algún spoiler... Cuidado a partir del siguiente fotograma, que destripo el capítulo.

La temporada pasada la dejamos con Olivia, Walter y compañía cruzando al universo paralelo para devolver a Peter a “casa”, pero en el momento de regresar nuestra Olivia se quedó atrapada en el universo alternativo y Bolivia, la otra Olivia en versión pelirroja, vuelve con Peter y Walter en una misión de infiltramiento. A nuestra Olivia la internan y Walternative comienza a someterla a un tratamiento experimental de transferencia de memoria para introducir en su cerebro los recuerdos de Bolivia y hacerla creer de este modo que es ella. Parece que este tratamiento no da los frutos que se esperaban y cuando los secuaces de Walternative van a introducrle una dosis más, Olivia consigue reducirles y escapa de la isla Libertad.

El objetivo de Olivia es regresar al universo donde pertenece, para lo cual no duda en secuestrar un taxi conducido por un simpático personaje llamado Henry. Su primera parada es para comprar ropa, y aquí descubrimos que le han tatuado en la nuca un curioso tatuaje como el que lleva Bolivia, claramente no se conforman sólo con trasmitirle sus recuerdos sino que la transformación debe ser total. Una vez vestida, Olivia pide a Henry que la lleve a la Ópera, donde comenzó todo, para terminar descubriendo que la policiía está sellando el lugar, reduciendo sus posibilidades de regresar. Olivia se acuerda de Massive Dynamic, siendo ésta su próxima parada pero parando antes a echar gasolina.

Es en la gasolinera donde Olivia se derrumba, llorando en el baño pero sin mostrarnos esas imágenes. Mientras, Charlie y Lincoln consiguen dar con Olivia en la gasolinera, éstos piensan que es su compañera que a causa del traumatismo actúa de una forma extraña, ya que Walternativo sólo ha hecho partícipe de la nueva condición de su compañera a Broyles. Olivia consigue reducir a los dos agentes y nuevamente Henry y ella se ponen en la carretera, destino Massive Dynamics, para llevarse un nuevo palo: el edificio no está donde ella creía. Nuevamente  Olivia pide amablemente al colaborativo Henry que le llevea un nuevo destino, pero vemos que algo está pasando con nuestra agente, y es que confunde a Peter con Frank, el novio de su doble, dando a entender que el tratamiento al que le han sometido está empezando a funcionar. La dirección que Olivia ha proporcionado al taxista no es nada más ni nada menos que la de la casa de la madre de Bolivia, y éste es precisamente el argumento que utiliza la mujer cuando Olivia comienza a decir que ella no es de allí. Sin embargo, sus argumentos poco a poco van perdiendo peso y se acaba convenciendo de que todos tienen razón, que ella pertenece a ese universo. Resulta que el tratamiento al que fue sometida se activó cuando los niveles de adrenalina de Olivia se hicieron más intensos. Broyles es consciente de que esta Olivia no es la suya y receloso le pregunta a Walternativo por qué están haciendo esto, siendo totalmente ignorado por el malvado Secretario.

Mientras tanto, en nuestro universo Peter declara sobre lo que les ha pasado en el otro universo mientras Bolivia y Walter le esperan fuera. Parece que la impostora se está adaptando muy bien en este mundo y está muy integrada, hasta el punto de que ni siquiera Peter ha percibido nada raro en ella… veremos lo que nos deparan los siguientes capítulos.

Si algo puedo decir de este capítulo es que, de momento, es mi favorito de toda la temporada. Y todo gracias a una personita que echaba muchísimo de menos: Sally Draper. Este capítulo, a diferencia del anterior, ha repartido la trama entre todos los personajes, han sucedido cosas inesperadas y cosas que inesperadamente me han encantado. Sin más, nueva review para recordar 🙂

Si en el capítulo anterior Don dejaba a Faye con las ganas, en éste no ha podido ocultar su verdadera naturaleza y, como véis, ha amanecido con ella en la cama. Aunque el pobre Don no tiene un respiro y esta vez la culpable es la pequeña Sally, que aparece en la oficina acompañada de una señora mayor que dice que la encontró en el tren sola. Don se pone en contacto con Betty pero ésta pasa de su hija hasta el día siguiente, y Don encarga a Faye que se haga cargo de la niña. Para colmo, Mrs Blankenship, la secretaria de Don, se muere en su puesto de trabajo.

Cuando al día siguiente Betty llega a la compañía para recoger a la niña, Sally monta una escena porque no se quiere despedir de su padre. Es absolutamente sobrecogedora la escena, la pequeña con su madre y las secretarias en corrillo compartiendo el dolor de la niña. Me ha impactado mucho, Kiernan Shipka es una pedazo de actriz para lo pequeña que es.

Tras irse Sally, Faye le reprocha a Don que se siente como si se le hubiera puesto a prueba y hubiese fallado con su hija, pero nuestro hombre sabe cómo amansar a las fieras y en seguida se reconcilian.

Por otro lado, vamos con Joan, la pelirroja. En el anterior capítulo estaba muy afectada por la marcha de su esposo para recibir la instrucción básica antes de irse a Vietnam. Roger decide disculparse por sus impertinencias regalándole un masaje a domicilio. Como esto le parece poco, invita a la chica a cenar con tan mala suerte que son atracados al salir de la cena. Quién les iba a decir a estos tórtolos que tal incidente reviviría un fuego creído extinto… Al día siguiente, Joan se confiesa con Roger, diciéndole que no se arrepiente del acercamiento de la otra noche, pero que ambos están casados. Sin duda, dejan abierta una trama muy interesante ahora que Greg no está y que la esposa de Roger… pues casi que tampoco.

Para terminar con las tramas de este capítulo, entra en escena Joyce, que propicia un encuentro entre Peggy y Abe, el cual no sale muy bien parado tras un comentario jocoso del chico (¡hay que ver que carácter tiene la Olson!). Abe no se rinde y al día siguiente se presenta en SCDP para darle a Peggy un artículo que ha escrito, con el resultado de volver a empeorar la relación con la chica ya que Peggy le dice que si eso se publica ella podría perder su trabajo.
Joyce va a ver a Peggy después de su encuentro con Abe y le pregunta a Peggy si está enfadada o enferma de amor, a lo que Peggy responde que no lo sabe, ¿dejando tal vez una puerta abierta a Abe?


Termina el capítulo con una de las más grandes escenas que Mad men nos ha regalado: las beautiful girls, Joan, Faye y Peggy en el ascensor. Soberbio, un capítulo de 10.

… Y desde mi humilde blog le deseo un felicísimo cumpleaños con esta canción que pude disfrutar en directo en Valladolid, ¡larga vida al Boss y sobre todo mucho trabajo! 😉

Today is your birthday we traveled so far we two
So let’s blow out the candles on your cake and we’ll raise a glass or two
And when the sun comes out tomorrow
It’ll be the start of a brand new day
And all that you have wished for I know will come your way

Well, surprise, surprise, surprise
Yea, surprise, surprise, surprise
Well, surprise, surprise
C’mon open your eyes and let your love shine down.

Dos series veraniegas fantásticas con un elenco maravilloso. Dos series que estaba esperando ansiosa y que me encantan. Hasta ahí las semejanzas porque según iba transcurriendo la temporada y con sus correspondientes finales hay una gran diferencia: lo fabulosa que regresó Dark blue y lo desastrosa que ha sido absolutamente toda la séptima temporada de Entourage.

En Dark blue hemos tenido un fichaje nuevo: Álex, una chica muy guapa que se ha sabido ganar el corazoncito de Carter. Si bien Álex no me ha gustado especialmente (y no, no porque me haya robado a Carter), la mella que ha hecho en Carter sí. Se ha abierto y nos ha dejado conocerle en un ámbito más íntimo de su personalidad, lo cual para mí ha sido como un regalo ya que es mi personaje favorito.

Jaimie y Dean avanzan en su no-relación y aunque no haya pasado mucho entre ellos a lo largo de la temporada salvo algún encuentro ocasional, si se ha dejado una puerta abierta para la siguiente. Me parece a mí que Dean se está colando por la chica y no quiere admitirlo. Si hay que poner alguna pega, se lleva la palma Ty, ¡qué pesado con Melissa!

Esta serie me encanta por lo frenético de cada capítulo, y es que avanzan a una velocidad de vértigo y en todos tenía el corazón en un puño. Para ponerle el broche final, los guionistas se ve que querían que me fuese contenta hasta el verano que viene, trayéndome al mismísimo Johnny Messner para el doble capítulo final como el villano de turno. Qué regalo tan bonito, de verdad, habrá sido por las buenas notas.

En definitiva, Dark blue ha seguido dándome nuevas razones para alegrarme por haberle dado una oportunidad el año pasado y esperarla con ilusión para el verano que viene.

Entourage, sin embargo, ha tenido el efecto contrario en mí. Tras el accidente que sufre Vinnie en la película que estaba rodando con Nick Cassavetes y su posterior corte de pelo, que más que quitarle la fuerza como a Sansón lo que le quita es el cerebro, todo ha sido un despropósito detrás de otro. Se han cargado al personaje de Vincent a mi juicio primero juntándole con la actriz porno que le lleva por el mal camino y luego haciéndole totalmente insoportable. Menos mal que a mí Vincent no me importa mucho.

Drama y Ari son mis dos personajes predilectos de esta antaño gran serie venida a menos. Lo de humillar a Drama así porque sí… es doloroso. Y Ari no ha sido tan mordaz como siempre. Es como si a mis dos personajes les hubieran quitado fuelle, ya no son los mismos. Las apariciones de Ari con su mujer me han terminado hastiando.

La trama de Turtle con Álex y la tequila, aburrida a más no poder. Quién iba a decirme a mí que cuatro botellas de tequila podrían rellenar tantos minutos de metraje sin que pase absolutamente nada reseñable. Turtle ya no es gracioso, no me cae simpático y me ha cansado.

Tan solo queda una temporada y una película para que Entourage diga adiós para siempre… no sé si será suficiente para quitarme esta sensación de que se han cargado la serie en apenas diez capítulos, el tiempo dirá.

Ya hace una semana que volvió esta fantástica serie basada en las aventuras de Merlín y el joven futuro rey Arturo, pero como el capítulo digamos que terminaba hoy no escribí nada. Ahora mismo acabo de ver la segunda parte y como lo tengo fresco me gustaría decir algo para tenerlo aquí para la posteridad.

Merlin para mí fue todo un descubrimiento que con sus más y con sus menos me cautivó desde el principio por ser algo diferente de lo que estaba acostumbrada a ver, pues quitando Legend of the seeker (tristemente cancelada, jo) no conocía ninguna serie de temática épica. La segunda temporada, de la que he tenido que hacer memoria, acabó con un cliffhanger espectacular y cuando regresó con ese “The tears of Uther Pendragon, Part One” mi mundo comenzó a tambalearse. Me explico: tras infructuosas búsquedas, Arturo por fin encuentra a Morgana y ésta parece ser la misma de siempre, regresa a Camelot, se reconcilia con Merlin y vuelve a ser la protegida de Uther. Por su parte, Arturo y Merlin siguen igual, con sus tonterías, que sí, son muy graciosos pero para rellenar constantemente pues como que no. Y Uther otro tanto, tan campante sin inmutarse por los actos que cometió durante la Gran Purga.

Sin embargo, por suerte estaba equivocada y Morgana destapó sus verdaderas intenciones: abandona Camelot bien entrada la noche y se encuentra con nada más y nada menos que Morgause, con la que idea un plan para acabar con el rey. Morgana deja de ser una mosquita muerta para ser una loba con piel de cordero, pasando a ser un topo en la corte y con ayuda de Morgause hechiza al rey para que pierda el juicio y de este modo dejar el reino vulnerable para que el enemigo Cenred aproveche esa debilidad para acabar con Camelot.

Merlin, que no es nada tonto, descubre el pastel, así que a las dos bitches no les queda otro remedio que acabar con él. Y aquí viene mi momento favorito del final del capítulo primero y principio del segundo: el dragón, al que invoca Merlin para que le salve de la trampa mortal que le ha tendido Morgana. El dragón es lo que le da a Merlin ese encanto y por suerte en esta tercera temporada hemos podido disfrutar de él, y espero que éstas no sean sus únicas apariciones.

En el capítulo de hoy, Merlin libra a Uther del hechizo que le estaba haciendo perder el juicio. Pero el rey Cenred ya ha enviado a sus tropas para sitiar a Camelot y Morgana sigue haciendo de las suyas en el castillo, convocando a un ejército de muertos que atacan desde dentro a los aguerridos soldados del rey Uther.

A destacar para mí el momento más genial de este capítulo: el duelo de Merlin y Morgana. Me ha encantado porque hemos visto a una Morgana resentida y amargada por su condición, llena de odio hacia un hombre que, si supiera lo que es, la repudiaría y escudándose en eso para llevar a cabo su venganza.

Me ha decepcionado un poco el final, con Uther con los ojos totalmente vendados respecto a Morgana, que es presentada como una heroína ante todos. Me gustaría que esto no se alargase mucho y por fin se descubriese lo mala malísima que es y sus planes de derrocar al rey. ¿Será en el siguiente capítulo o habrá que esperar mucho?

Hace unos días el capítulo 3×12 – Evil is going on ponía el broche final a la tercera temporada de True blood. Una temporada en la que ha habido de todo y que, por suerte, ha hecho que me reconcilie con la serie. Si alguien me sigue en Twitter o me ha leído por ahí no se sorprenderá cuando digo que no tenía mucha confianza en esta tercera temporada y que iba a ser muy dura con ella, hasta el punto de abandonarla si no conseguía estar, al menos, al nivel de la primera. Para mí la segunda temporada con toda la trama de Maryann fue un auténtico suplicio, hubo como cuatro o cinco capítulos que a mí me parecieron de relleno para terminar resolviendo todo de una forma ridícula (Sam transformado en toro, so easy!). Aún sin haberme convencido del todo, puedo afirmar que esta temporada al menos me ha entretenido y me ha hecho volver a tener ganas de que llegue el próximo verano para ver a Eric y compañía (lo siento, Sssssokie es superior a mí).

A partir de aquí es posible que haya SPOILERS, así que sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad 😉

Tenía que poner a Alcide... y lo sabéis

Yo me he leído hasta el séptimo libro de Charlaine Harris, en los cuales se basa la serie, y me ha apenado que Alcide no haya tenido todo el protagonismo que se merece (¡me parece un auténtico crimen!). Dejando de lado esta hormonada sensación, tengo que decir que una de las cosas que más me han gustado es que ¡por fin! Eric haya dejado de ser un simple secundario y le hayan dado un papel más importante en la serie, aportando mucho juego en la temporada junto a Russell Edgington. Hemos visto a un Eric vengativo, al que le fue arrebatada su familia por los secuaces del rey vampiro y que no dudó en arrebatar a éste a su amante sin pestañear siquiera, lo cual desencadenó la furia del desequilibrado rey.

Por su parte, Bill y Sookie para mí siguen siendo casi, casi, un cero a la izquierda a pesar de ser los protagonistas. Su historia de amor me aburre aunque tengan altibajos pero, con el capítulo final, parece que esta historia ha llegado a su fin. Bill consiguió despertar en mí un puntito de interés cuando arrojó a Eric al cemento junto a Russell, pero nuevamente motivado por su amor por Sookie hizo que esa chispita se me apagara casi instantáneamente. En cuanto a Sookie, vale, sí, descubrimos que tiene sangre de hada y en el capítulo 12 se va con los de su especie y así nos dejan, really? Pues bueno, pues vale, por mí como si no vuelve, no la echaría de menos (¡lástima!).

Por lo que respecta a las tramas secundarias, decir que he acabado de Tara hasta las mismísimas narices. De verdad, entiendo que se quiera dar protagonismo a la chica, pero creo que ya ha dado de sí todo lo que tenía que dar. Tara ya no es esa chica ácida y divertida de la primera temporada, desde que pasó a ser controlada por Maryann y posteriormente una cansina de tres pares llorando por Eggs, debería haber pasado a ser una secundaria totalmente ocasional en mi opinión, y en esta temporada la trama con Franklin ha sido auténticamente de relleno y tediosa.

En cuanto a su primo Lafayette… ¡qué decir! Estoy bastante decepcionada por lo que han hecho con su personaje… el más divertido de la serie ha pasado a protagonizar momentos de relleno, aunque con el capítulo 12 se deja abierta una puerta a la esperanza al descubrirse que su novio, el enfermero y cuidador de su madre, es un brujo. Espero que dé juego en la temporada 4.

Lo de Jason y Crystal… simplemente indiferente. Crystal es una cambia-formas y Jason lo acepta bastante bien. Pues vale. Me ha gustado más en cambio la evolución de Sam con respecto a sus padres y su hermano, el cual no podía ser más odioso, ¿no? Para Jason y Sam me imagino que se reservarán tramas más interesantes de lo que ha dado de sí esta temporada, pues ambas se dejan abiertas: Jason con la comunidad de Hotshot y Sam disparando a su hermano, o no.

Para ir terminando, mostrar también mi desaprobación por cómo se está tratando a Jessica. Sin duda es uno de los personajes más interesantes y está siendo azotada con el látigo de la casi indiferencia reservándola intervenciones cortas y más bien insulsas al lado del pavo (aunque me cae bien) de Hoyt.

De Arlene prefiero no hablar porque sinceramente es un personaje que me crispa, y que se haya dado más de cinco minutos a la tontería de su aborto es que me parece criminal.

Me ha gustado mucho que no se haya puesto punto y final a Russell Edgington, que lejos de estar acabado podemos decir que está echando una siestecita. ¿Volverá a dar guerra en la temporada 4? ¿Cómo habrá terminado el enfrentamiento de Bill y la Reina Sophie Anne? ¿Quién ha colocado ese muñeco en la casa recién comprada por Hoyt? ¿Qué será de Sookie y las hadas? Espero que todos estos interrogantes se resuelvan el próximo verano, yo estaré puntual en la cita con los vampiros sureños, ¿y tú?


Por aquí escribe…

¡Una fan de Supernatural!

¡Una fan de Supernatural!

Calendario

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

¡Coméntame!

Follow me!

Follow Lady_Elyon on Twitter
Bloguzz

Mi ídolo: Stephen King

Mi libro favorito

The Boss

Categorías

Me encanta leer

Anteriormente…

Estadísticas

  • 15.505 hits