Under The Rose

Archive for the ‘Review’ Category

Dexter ha vuelto tras su impactante e inesperado capítulo final, The getaway. En dicho capítulo asistimos a un espectáculo sorprendente y macabro, con Dexter llegando a casa tras participar como testigo en la boda de LaGuerta y Batista y viéndose reflejado en el pequeño Harrison llorando en un charco de sangre, la sangre de su madre, Rita. Trinity se cobró a su última víctima y esta situación deja a Dexter en estado de shock y con un sentimiento de culpabilidad que me temo arrastrará durante esta quinta temporada. A partir de aquí, spoilers sobre el capítulo 5×01.

My bad continúa donde se quedó la temporada pasada, en el jardín de Dexter con Rita en la bañera y nuestro protagonista con el pequeño Harrison en brazos cuando llegan el FBI y Debra a la escena del crimen. En ese momento Dexter, en shock, deja caer una frase que resume el eslogan de la campaña de esta nueva temporada: la culpa. Sus palabras son “He sido yo“, desafortunadas al marcar el punto de partida de la investigación como un crimen pasional.

A través de diversos flashbacks se nos va mostrando la primera cita entre Dexter y Rita, que desde el principio y como transcurrió toda su relación, estuvo marcada por el engaño ya que el protagonista acudió a ese restaurante porque en él se hallaba una de sus víctimas. Tras despedirse abruptamente de Rita y más tarde mientras lanza los restos del cadáver al mar como acostumbra, confiesa por teléfono a Rita que ha sentido algo especial por ella y que podrían repetir el encuentro.

Dejando aparte estos flashbacks, volvemos a la escena del crimen, donde Masuka y Quinn están investigándola, y mientras Masuka asume que es obra de Trinity, Quinn está convencido de que el potencial asesino es Dexter al ver la falta de humanidad de éste frente al asesinato de su mujer mientras que el propio vecino llora más su muerte que él.

Por su parte Dexter vuelve con Harrison a su piso de soltero en el cual vive ahora Debra, que se está convirtiendo en todo un apoyo para su hermano ocupándose del bebé y el papeleo del funeral. Y hablando de Debra, cuando va a limpiar la casa de Dexter y se encuentra con Quinn, ambos tienen un acercamiento digamos… muy cercano. Ya que está, Quinn aprovecha esa visita para hablar con el vecino de Dexter, que le cuenta que sólo se dio un beso con Rita pero Dexter se enteró y le pegó por ello. Esto sólo acrecenta las sospechas de Quinn, y perdonadme la expresión pero me parece a mí que a lo largo de esta quinta temporada Quinn se va a convertir en un grano en el pompis para Dexter.

Volviendo a Dexter, se acerca el momento fatal de comunicarle a sus hijastros el destino que ha sufrido su madre. Los pequeños regresan de Disneyland con sus abuelos y hacen entrega a Dexter de un gorro con las orejas de Mickey. Aquí tiene lugar uno de los momentos WTF del capítulo: ver a Dexter con las orejas de Mickey con toda su frialdad y falta de tacto contándoles la noticia.  En serio, demasiado duro. Las reacciones no se hacen esperar y Astor, viendo la falta de sensibilidad de su padrastro, le grita que todos estarían mejor si su madre nunca le hubiera conocido.

Cubriéndose de gloria como lleva haciendo todo el capítulo, Dexter decide romper con su pasado y largarse. Para ello, se deshace de las pruebas  de su trabajo a tiempo parcial en el ordenador, quema su almacén, se lleva sus cuchillos y su cajita de madera y pone rumbo a un nuevo destino en su barco. Atrás deja a su hijo, a su hermana y al entierro de su mujer.

El destino quiere que Dexter se baje de esa nube en la que está desde la muerte de Rita y ello se refleja en la situación que os relato en una cabaña de mala muerte en la que Dexter para durante su travesía. Allí tiene un encontronazo con un tío maleducado al que le cuenta que su mujer ha muerto y éste le responde que no le importa. Parece que una lucecita se enciende en Dexter, porque no duda en armarse y reventar la cabeza del pobre desgraciado. Entre tanta adrenalina por fin Dexter se da cuenta de que debe volver con su familia al sacar toda su rabia y las lágrimas que tanto trabajo le ha costado soltar. Y entre todo ello aparece de nuevo Harry, que seguro vuelve a guiarle en la dirección correcta.

Así pues, Dexter deshace sus pasos y regresa tarde al entierro de Rita, pero al fin y al cabo regresa. Y lo hace dedicándole unas bonitas palabras: “Ella tenía un gran corazón, suficientemente grande para nosotros dos. […] No puedo arreglarlo, pero sé que tengo que intentarlo. Aquí, en Miami, con la
gente que la conocía, que se preocupaban por ella y la querían. Como yo lo hice
“.

Un capítulo intenso y angustioso y una temporada que se presenta muy difícil para nuestro psicópata, con el único apoyo de su hermana Debra y muchos frentes abiertos con el FBI y Quinn. ¿Logrará quedar impune como viene haciendo hasta ahora?

Por fin llegaron los Winchester y es que no sé vosotros pero yo les echaba muchísimo de menos. Empezamos la temporada sexta con sorpresas, nuevos personajes y viejos conocidos, todo ello acompañado de lo sobrenatural, ¿estáis preparados? A partir de aquí spoilers.

El capítulo nos presenta cómo se las ha apañado Dean durante el año en el que Sam se lanzó a la jaula con Lucifer. Unas maravillosas escenas acompañadas de la magnífica música a la que nos tiene acostumbrados esta serie en las que se muestra su día a día con Lisa y el niño y paralelamente momentos de su antigua vida como cazador. Me emocioné mucho con estos dos escasos minutos.

Pese a que Dean se ha retirado totalmente de la vida de cazador, sus instintos de vez en cuando se la recuerdan, llevándole a sospechar basándose en las evidencias que tal vez una criatura ronde por el vecindario. Parece que esta criatura era el yorkshire de una vecina, pero esta torpeza le pone en evidencia frente a su amigo y vecino al mostrarse con el arma.

Sucede el primer reencuentro de la temporada, y tiene lugar entre Dean y Azazel, el demonio de ojos amarillos. Cuando Dean está a punto de morir a manos de tan terrible villano, aparece Sam por detrás y se le carga. Sí, Sam ha vuelto. Al principio Dean se muestra un poco reticente a la idea pero Sam consigue demostrar que está verdaderamente vivo y no sólo eso, sino que ahora caza acompañado de nada más y nada menos que su abuelo, Samuel, y sus primos por parte de madre. Especial ilusión me ha hecho el regreso de este personaje, Samuel, al que tenía bastante cariño.

Éstos revelan a Dean que están cazando a los Djinn, ya que éstos van a por Sam y a por él. Entonces Dean se apresura a ir a su casa puesto que Lisa y Ben están en peligro, pero todo queda en un susto y… ¡se los lleva a casa de Bobby! Su aparición es más bien estelar pero ¿quién no quiere a Bobby?

Lo siguiente es más bien irrelevante. Los Winchester se cargan a los Djinn, y ya está.

Cuando todo finaliza Sam invita a Dean a que se una a su grupo como cazador pero mi Dean rechaza la propuesta prefiriendo quedarse con Lisa y Ben.

Con esta magnífica apertura de temporada han venido muchos interrogantes… lo que más me intrigan a mí son:

  • ¿Cómo han vuelto Sam y Samuel? ¿Quién o qué los ha traído?
  • ¿Veremos a Castiel?
  • ¿De verdad Dean ha abandonado la vida de cazador para convertirse en un padre de familia?

Todo ello me anima a seguir fervientemente una serie que siempre me ha dado buenos momentos y de la que jamás, jamás, he tenido ninguna queja. Impaciente estoy por el nuevo capítulo, en unos días lo tendremos 🙂

¡Por fin llegó Fringe tras ese pedazo de cliffhanger con el que se despidió en su segunda temporada! ¡Y vaya forma de regresar, a lo grande! Con un capítulo frenético que me estaba quitando la vida y con Olivia de absoluta protagonista, como no podía ser de otro modo. Sin duda esta temporada se presenta muy interesante, pero mejor no adelantar acontecimientos por si se me escapa algún spoiler... Cuidado a partir del siguiente fotograma, que destripo el capítulo.

La temporada pasada la dejamos con Olivia, Walter y compañía cruzando al universo paralelo para devolver a Peter a “casa”, pero en el momento de regresar nuestra Olivia se quedó atrapada en el universo alternativo y Bolivia, la otra Olivia en versión pelirroja, vuelve con Peter y Walter en una misión de infiltramiento. A nuestra Olivia la internan y Walternative comienza a someterla a un tratamiento experimental de transferencia de memoria para introducir en su cerebro los recuerdos de Bolivia y hacerla creer de este modo que es ella. Parece que este tratamiento no da los frutos que se esperaban y cuando los secuaces de Walternative van a introducrle una dosis más, Olivia consigue reducirles y escapa de la isla Libertad.

El objetivo de Olivia es regresar al universo donde pertenece, para lo cual no duda en secuestrar un taxi conducido por un simpático personaje llamado Henry. Su primera parada es para comprar ropa, y aquí descubrimos que le han tatuado en la nuca un curioso tatuaje como el que lleva Bolivia, claramente no se conforman sólo con trasmitirle sus recuerdos sino que la transformación debe ser total. Una vez vestida, Olivia pide a Henry que la lleve a la Ópera, donde comenzó todo, para terminar descubriendo que la policiía está sellando el lugar, reduciendo sus posibilidades de regresar. Olivia se acuerda de Massive Dynamic, siendo ésta su próxima parada pero parando antes a echar gasolina.

Es en la gasolinera donde Olivia se derrumba, llorando en el baño pero sin mostrarnos esas imágenes. Mientras, Charlie y Lincoln consiguen dar con Olivia en la gasolinera, éstos piensan que es su compañera que a causa del traumatismo actúa de una forma extraña, ya que Walternativo sólo ha hecho partícipe de la nueva condición de su compañera a Broyles. Olivia consigue reducir a los dos agentes y nuevamente Henry y ella se ponen en la carretera, destino Massive Dynamics, para llevarse un nuevo palo: el edificio no está donde ella creía. Nuevamente  Olivia pide amablemente al colaborativo Henry que le llevea un nuevo destino, pero vemos que algo está pasando con nuestra agente, y es que confunde a Peter con Frank, el novio de su doble, dando a entender que el tratamiento al que le han sometido está empezando a funcionar. La dirección que Olivia ha proporcionado al taxista no es nada más ni nada menos que la de la casa de la madre de Bolivia, y éste es precisamente el argumento que utiliza la mujer cuando Olivia comienza a decir que ella no es de allí. Sin embargo, sus argumentos poco a poco van perdiendo peso y se acaba convenciendo de que todos tienen razón, que ella pertenece a ese universo. Resulta que el tratamiento al que fue sometida se activó cuando los niveles de adrenalina de Olivia se hicieron más intensos. Broyles es consciente de que esta Olivia no es la suya y receloso le pregunta a Walternativo por qué están haciendo esto, siendo totalmente ignorado por el malvado Secretario.

Mientras tanto, en nuestro universo Peter declara sobre lo que les ha pasado en el otro universo mientras Bolivia y Walter le esperan fuera. Parece que la impostora se está adaptando muy bien en este mundo y está muy integrada, hasta el punto de que ni siquiera Peter ha percibido nada raro en ella… veremos lo que nos deparan los siguientes capítulos.

Si algo puedo decir de este capítulo es que, de momento, es mi favorito de toda la temporada. Y todo gracias a una personita que echaba muchísimo de menos: Sally Draper. Este capítulo, a diferencia del anterior, ha repartido la trama entre todos los personajes, han sucedido cosas inesperadas y cosas que inesperadamente me han encantado. Sin más, nueva review para recordar 🙂

Si en el capítulo anterior Don dejaba a Faye con las ganas, en éste no ha podido ocultar su verdadera naturaleza y, como véis, ha amanecido con ella en la cama. Aunque el pobre Don no tiene un respiro y esta vez la culpable es la pequeña Sally, que aparece en la oficina acompañada de una señora mayor que dice que la encontró en el tren sola. Don se pone en contacto con Betty pero ésta pasa de su hija hasta el día siguiente, y Don encarga a Faye que se haga cargo de la niña. Para colmo, Mrs Blankenship, la secretaria de Don, se muere en su puesto de trabajo.

Cuando al día siguiente Betty llega a la compañía para recoger a la niña, Sally monta una escena porque no se quiere despedir de su padre. Es absolutamente sobrecogedora la escena, la pequeña con su madre y las secretarias en corrillo compartiendo el dolor de la niña. Me ha impactado mucho, Kiernan Shipka es una pedazo de actriz para lo pequeña que es.

Tras irse Sally, Faye le reprocha a Don que se siente como si se le hubiera puesto a prueba y hubiese fallado con su hija, pero nuestro hombre sabe cómo amansar a las fieras y en seguida se reconcilian.

Por otro lado, vamos con Joan, la pelirroja. En el anterior capítulo estaba muy afectada por la marcha de su esposo para recibir la instrucción básica antes de irse a Vietnam. Roger decide disculparse por sus impertinencias regalándole un masaje a domicilio. Como esto le parece poco, invita a la chica a cenar con tan mala suerte que son atracados al salir de la cena. Quién les iba a decir a estos tórtolos que tal incidente reviviría un fuego creído extinto… Al día siguiente, Joan se confiesa con Roger, diciéndole que no se arrepiente del acercamiento de la otra noche, pero que ambos están casados. Sin duda, dejan abierta una trama muy interesante ahora que Greg no está y que la esposa de Roger… pues casi que tampoco.

Para terminar con las tramas de este capítulo, entra en escena Joyce, que propicia un encuentro entre Peggy y Abe, el cual no sale muy bien parado tras un comentario jocoso del chico (¡hay que ver que carácter tiene la Olson!). Abe no se rinde y al día siguiente se presenta en SCDP para darle a Peggy un artículo que ha escrito, con el resultado de volver a empeorar la relación con la chica ya que Peggy le dice que si eso se publica ella podría perder su trabajo.
Joyce va a ver a Peggy después de su encuentro con Abe y le pregunta a Peggy si está enfadada o enferma de amor, a lo que Peggy responde que no lo sabe, ¿dejando tal vez una puerta abierta a Abe?


Termina el capítulo con una de las más grandes escenas que Mad men nos ha regalado: las beautiful girls, Joan, Faye y Peggy en el ascensor. Soberbio, un capítulo de 10.

De verdad que Mad men es una de las pocas series que, con cada capítulo, se supera. El 4×07 lo disfruté muchísimo porque Don/Peggy es una de las cosas que más me gusta de esta serie, pero eché mucho de menos a Betty. Mi Betty, que ha pasado de ser uno de mis personajes favoritos a una constante evolución de mujer odiosa (aún así le guardo algo de cariño). Pero no me enrollo más y os dejo con mi visión de este sensacional capítulo, en el que por fin se ha dado un poco más de importancia a Joan, otra de mis favoritas.

Comenzamos con Don, protagonista indiscutible de la serie y de este capítulo. Desde el anterior capítulo, vemos aquí a un Don renovado tras la muerte de Anna: se da cuenta de que tiene un problema con la bebida, comienza a hacer natación y escribe una especie de diario. También sale con Bethany, la rubita que está loca por él (¿y quién no?), teniendo la mala suerte de coincidir en el restaurante con Betty, su exmujer, y Henry.

Parece que a Betty no le sienta muy bien ver a su exmarido con otra chica (curiosamente muy parecida físicamente a ella, ¿no?) y termina arruinando la noche a su marido Henry, el cual se molesta porque su mujer dé tanta importancia a lo que haga o deje de hacer Don. Al día siguiente Henry, poniendo la excusa de que se ha comprado un abrco y quiere guardarlo en el garaje, llama a Don para que vaya a su antigua casa a recoger sus cosas del garaje, poniendo especial énfasis en que lo haga el sábado ya que el domingo es la fiesta de cumpleaños del pequeño Gene, a la que obviamente Don no está invitado.

Por su parte, Don no pierde el tiempo y tras la cita con Bethany, con la que parece que no congenia, consigue invitar a cenar a Faye, la cual acepta. Tras la velada, Don la despide en el coche con un beso y un “es lo más lejos que puedo ir de momento”, dejándola visiblemente decepcionada.

Finalmente, Don pasa olímpicamente de Henry y se presenta en casa del matrimonio para acudir a la fiesta de cumpleaños de su hijo pequeño, Gene. Allí Betty, en lugar de montar una escena se comporta pacíficamente permitiendo a Don jugar con su hijo y apaciguando a su marido, diciéndole que ellos lo tienen todo. Sin embargo, la mirada que le echa a Don es más que significativa. ¿Anhelará los días vividos junto a su primer marido?

Por otro lado, la trama paralela en este capítulo ha sido la protagonizada por Joan, Peggy y Joey. Joan está preocupada porque el momento en el que Greg, su marido, tenga que irse a Vietnam se acerca cuando debe marcharse a recibir su entrenamiento básico. Por esto, la chica está bastante irascible y ello desemboca en un enfrentamiento en la oficina con Joey. Éste, por más que Peggy le insta a que respete a Joan puesto que ella no es una secretaria más en la compañía, no le hace caso, realizando un dibujo obsceno de Joan y Lane que llega a manos de Joan. La pelirroja no sabe quién ha sido el autor del dibujo, pero Peggy sí y acude a Don para que se encargue del problema. Don sin embargo no lo hace y dice a Peggy que si quiere hacerse respetar, debe ser ella quien tome cartas en el asunto. Tras pedir a Joey que se disculpe con Joan y ante la negativa de éste, Peggy le despide sin miramientos.

Más tarde, Peggy y Joan se encuentran en el ascensor y la segunda no reacciona nada bien a lo que ha hecho Peggy, diciéndole que no tenía por qué haber despedido a Joey ya que ella lo tenía todo bajo control y dejando a Peggy con la palabra en la boca tras decirle “Ahora yo parezco una secretaria insignificante y tú una bruja sin sentido del humor“.

Y a grandes rasgos esto ha sido todo, ahora a esperar una semanita para el siguiente capítulo, que como siga la pauta de los anteriores promete ser épico.

Después del sensacional capítulo de la semana pasada, con su flashback superando con creces todo lo visto anteriormente y además habiendo hoy ausencias como Entourage o True blood, me he animado a iniciar una nueva sección en mi blog, la de las Reviews de capítulos. Veamos qué tal me sale 🙂

Comenzamos por la nueva campaña de SCDP, la de las maletas Samsonite. Peggy y su equipo le muestran a Don sus ideas, las cuales Don rechaza porque los lemas son flojos, echándole finalmente una charla a Peggy, que sale airada de su despacho. Cuando entra en el suyo, ve en su mesa un regalo de Duck. Éste le propone asociarse con él siendo directora creativa en su nueva compañía, para la cual no tiene fondos y de momento nuestra chica no está muy convencida.

Además, es su cumpleaños y esa noche tiene pensado salir a celebrarlo con su novio, Mark. Sin embargo, en el último momento Don le atrapa y le obliga a quedarse trabajando en la campaña de Samsonite, teniendo terribles consecuencias para la relación de la joven, que en una conversación telefónica ve como Mark corta con ella. Por si fuera poco, mantiene una fuerte discusión con Don, el cual le reprocha que quiera llevarse el crédito de sus ideas y le echa en cara que gracias a él está dónde está.

Terminan resolviendo sus diferencias gracias a unas cintas íntimas que encuentra Don de Roger, las cuales suavizan un poco el ambiente y hacen que Peggy se abra a Don y éste le acaba invitando a cenar para celebrar su cumpleaños y a tomar una copa después.

Don no controla demasiado, regresan a SCDP y mientras está vomitando en el baño, Peggy se encuentra con Duck, que está en la compañía buscándola y dispuesto a irse con ella después de sufrir un encontronazo con Don. Peggy es fiel a éste y tras deshacerse de Duck ambos se quedan dormidos en el sofá del despacho de Don.

Cuando despierta Don hace la llamada ineludible que ha estado evitando todo el día a Stephanie, que le confirma que Anna finalmente ha muerto, lo cual supone un duro golpe para el hombre.

Para terminar a Don se le ocurre una campaña para Samsonite y con mucha complicidad le pide a Peggy que le traiga muchos eslogans, demostrando su confianza en la chica.

Con un nuevo capítulo Man men vuelve a demostrar por qué es la mejor serie drama según los Emmy. No sé vosotros, pero me encanta cómo está transcurriendo esta temporada y presiento que se avecinan cambios muy interesantes. Habrá que comprobarlo la semana que viene 😉


Por aquí escribe…

¡Una fan de Supernatural!

¡Una fan de Supernatural!

Calendario

julio 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

¡Coméntame!

Follow me!

Follow Lady_Elyon on Twitter
Bloguzz

Mi ídolo: Stephen King

Mi libro favorito

The Boss

Categorías

Me encanta leer

Anteriormente…

Estadísticas

  • 15.505 hits